Reencarné como una piedra - v1 - Capítulo 12


12 -  ¡AAAAAAAAAAAAAAAAA!

Chaf, chaf, chaf.

Me movía lentamente, dejando tras de mí una pequeña zanja. La nieve se mezclaba con el hielo compacto, haciendo el terreno algo más sólido que el desierto. No me quedaba clavado como en la arena, ¡pero seguía siendo complicadísimo moverse!

«Asdafdfgfagfaasfdgfafafdadafsafd.»

Si alguien no lo entendió… ¡pues yo tampoco! ¡¿Algún problema con ello?! ¡Pues yo sí lo tengo! ¡Aaaaaaaaaa!

Mi mente empezaba a colapsar por culpa de esta incoherente mazmorra. Moverme por el desierto había sido aberrante, pero moverme por el glaciar era mucho peor. ¡No había ni un grano de tierra que pudiera controlar para poder moverme bien!

«Asdgrshtdhjtsrgrrhdhrsgdhsfgfdfhtdhtr.»

Para terminar de complicar la situación, una ventisca soplaba con fuerza, limitando la visión. Aunque no lo pudiera notar, era completamente consciente de como lentamente se acumulaba la nieve encima mío y me rodeaba una fina capa de hielo.

«Asdgdafdfasgdfdsfdagdafdds…. ¿...? ¡Aaaaaaaaaaaaaa!»

[Resistencia adquirida: Demencia.]

«¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Bien, vale… ok… Ya me calmo un poco… Sí, bien… Esto… ¿Qué mierda es eso de resistencia a la demencia?»

[La capacidad de resistir efectos de alteración de estado que debilitan las facultades mentales, tales como la pérdida de razonamiento o alteración de la conducta.]

«Pues lo que pensé…. me estoy volviendo loco por momentos. Asco de lugaaaaaaaaaaaar.»

¿Os acordáis de la típica escena en la que uno cae por la pendiente de una montaña y se forma una enorme bola de nieve? Entonces… ¡¿hace falta que explique lo que me estaba pasando?! ¡Pues eso mismo!

Me precipitaba colina abajo. Por culpa de la nieve y el hielo ya pegado en mí empecé a volverme una enorme bola de nieve descontrolada, que rodó hasta que las propias leyes físicas decidieron pararla… contra una pequeña pared de hielo. El golpe causó que un montón de nieve me cayera encima, volviendo mi visión completamente blanca e impidiéndome mover por completo al ser enterrado bajo esta.

«¡Me cago en toooooooooooooooo!»

[El estado mental se encuentra alterado.]

Esa resistencia no parecía ser suficiente para mantener mi cordura en su sitio. Definitivamente me estaba volviendo loco por momentos y ser enterrado en nieve ayudó a acelerar el proceso.

«¡Aaaaaaaaaaa! Asfdafargfaejgenak. ¡Aaaaaaaaaaaa!»

Multitud de habilidades empezaron a dispararse a la vez sin que yo quisiera. Primero una bomba de maná a toda potencia que apartó toda la nieve de mi alrededor. En el momento en el que mi visión volvió por completo me encontré justo delante de un pequeño muro de hielo de aproximadamente un metro y medio de alto… Algo completamente imposible de superar para mí.

«¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!»

A la bomba la siguieron un montón de disparos del cañón, completamente descontrolados. Disparé al cielo, a un lado, a otro, siquiera apuntaba a nada en concreto. Empecé disparando rápido, pero cada vez la potencia subía un poco, hasta que terminaron siendo disparos suficientemente potentes como para dejar un agujero en la pared de hielo.

¡Boom! ¡Paf!

Terminé disparando justo a mi lado, y la onda expansiva de la explosión me empujó con fuerza hacia la pared misma… El golpe fue tremendo.

«¿Qué acaba de…?»

A causa de eso mi calma regresó un poco. No por el golpe en sí, sino por lo que acababa de pasar.

«He salido... ¿volando?»

No era algo tan sorprendente. Después de todo, toda explosión empuja en todas las direcciones al mismo tiempo. A causa de no salir volando por la explosión de la Bomba de maná lo había olvidado por completo.

«Podría usar esto para saltar.»

No tenía ni idea de si eso era una idea brillante… o brillantemente estúpida… Probablemente lo segundo... La cuestión era que necesitaba superar ese maldito murito de hielo de algún modo.

Retrocedí un poco hasta estar separado un metro de esa pared. Relajé mi mente y me preparé para intentar esa gran hazaña de subir un muro de metro y medio…

«En estos momentos me siento bastante patético…»

Cargué maná hasta que sentí que tenía el suficiente para saltar lo suficiente alto. Aún con mis dudas en mente disparé hacia mi lado… Realmente salí volando a toda velocidad… y me di de morros contra el hielo. Había calculado mal el ángulo del disparo.

«Vale, disparar sin pensar no hará nada. Necesito mejor control del disparo.»

Volví a calmar mi mente. Empecé a concentrarme en el maná acumulado a mi lado. Lo moví cuidadosamente alrededor de mi cuerpo hasta que me pareció lo suficientemente bien puesto como para impulsarme la altura y distancia necesarias. A la vez, en lugar de una explosión hacia todos lados intenté dirigir el impulso en un solo sentido.

«Mejor entreno un poco antes de intentar saltar de nuevo hacia el muro.»

Antes de intentar un salto de verdad preferí hacer algunas pruebas, así que finalmente disparé en sentido contrario.

¡Fiuuuuuuuuuu!

«¡WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!»

Funcionó, salí disparado más de veinte metros a toda velocidad, superando de lejos la altura del metro y medio.

¡Paf!

Si hubiera llegado a chocar de nuevo contra el muro el golpe me habría destrozado, pero simplemente volví a empotrarme en la nieve con otro golpe seco.

[Habilidad Control de maná ha subido al nivel 3.]
[Magia adquirida: Disparar piedra (Lvl - 1).]

Además conseguí algo que sin duda me sería útil más adelante...

«Disparar piedra… Ja, ja, ja... yo me parto… De verdad… ¡me parto!»

Miré a mi lado y vi un pequeño fragmento de piedra.


«... Literalmente…»

Suspiré con resignación y volví lentamente al lado del muro. Esta vez estaba dispuesto a dispararme hacia la dirección adecuada.

¡Fiuuuuuuuuuuu!

Salí disparado de nuevo unos veinte metros. Pasé sin problema el muro de hielo y me sobró para avanzar una buena distancia. Lo que me encontré encima del muro de hielo fue…

«¡Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!»

… más hielo. Sin poder frenar el impulso, me deslicé por encima sin control.

«Aaaaaaaaaaaaaaaaaaa. ¡Que alguien me pare! ¡No, espera! ¡Así no! ¡Aaaaaaaaaaaaaa!»

Y tras el largo y plano “yoquesequemierdaeraeso” de hielo, otra caída de metro y medio… Me volví a encontrar empotrado en la nieve…

«Asfdsfgdagdagdsagdsfasgfdsagdfadg. ¡Aaaaaaaaaa!»

Ese maldito trozo elevado de hielo puro solo tenía unos 50 metros cuadrados… ¡Sí, cuadrados! Era un maldito cuadrado perfecto. Mientras me deslizaba por encima lo vi con claridad. Es más, la maldita ventisca no soplaba encima de esa plataforma.

«¡Podría haberlo rodeado en lugar de matarme a pasar por encima! Pero… ¿por qué dentro del cuadrado no sopla la ventisca y fuera sí?»

Empecé a saltar por la nieve controladamente. Me sentía como un maldito canguro retrasado, pero podía avanzar mejor que rodando.

[Aprendiz de mago ha subido al nivel 2.]

«¿Eh? ¡Oh!, me había olvidado por completo de que la clase gana experiencia independientemente…»

El aprendiz de mago parecía ganar puntos de experiencia al usar lo categorizado como “Magia”, categoría en la que solo tenía un hechizo… dos ahora…

«Pues a dar saltitos como un idiota…»

Me puse a saltar alrededor de la plataforma de hielo intentando entender el motivo de la calma encima suyo. Tras dar un par de vueltas y finalmente fijarme bien en mi alrededor medio intuí la razón. La ventisca no me dejaba ver bien, pero en una de las vueltas me pareció ver una tenue luz cerca. Al acercarme me encontré con los característicos ladrillos de mazmorra, y junto a ellos las escaleras del piso.

«Otra vez sin jefe de piso… Acaso…»

Volví hacia la plataforma de hielo y la inspeccioné un poco más.

«¡¿Esta es la plataforma del jefe de piso?!»

Me congelé más de lo que ya lo estaba por culpa de la zona en sí misma. Podría haberme encontrado de frente con un enemigo temible… por suerte no lo hice… ¿No lo hice?

«¿Por qué no hay jefe de piso? No, mejor dicho, ¿por qué no hay un solo enemigo en todo el lugar?»

El primer piso estaba lleno de enemigos de arriba a abajo. Incluso tenía un jefe de piso hecho y derecho. El segundo, a pesar de ser pocos, también tenía ciertos monstruos, pero no un jefe de piso. Buscando en mis memorias recordé esa zona de piedras… Justo antes de las escaleras había una piedra bastante grande parecida a un “ring” para combatir.

«Pero ni allí ni aquí hay jefe… Acaso… ¿esta mazmorra está incompleta?»

Ese fue el primer pensamiento que me vino a la cabeza. Había jugado muchos juegos de rol como para darme cuenta de que algo no encajaba. Ningún maestro de mazmorra dejaría las plantas inferiores, en las que se supone que se encuentran las grandes recompensas, completamente vacías.

«Desde que vi el primer monstruo pensé que esta era una mazmorra de alto nivel… y sigue pareciéndome eso... La cuestión es, ¿cuánto tiempo hace que está creada?»

No tenía ni idea de cómo se creaba una mazmorra, pero teniendo en cuenta que esa siquiera tenía nombre tendría pocos años de vida. Si se le sumaba el tamaño de los pisos, lo normal sería pensar que se centraron completamente en ellos. Probablemente se crearon detalladamente y se definió su ecología, pero no se llenaron aún con monstruos.

«¡Helpy, te necesito! ¡¿Cómo se crea una mazmorra?!»

[Información insuficiente.]

«¡Pues sube de nivel de una maldita vez, pedazo de habilidad inútil!»

[Habilidad Ayuda ha subido al nivel 4: Ahora es posible obtener información específica intermedia.

Desbloqueada función de mapeado.
Desbloqueada función de respaldo lingüístico básico.]

«Helpy, amor mío… ¡sabía que podía contar contigo en todo momento!»

[...]

«No te pongas así, solo fue un poco de frustración momentánea. En realidad eres lo más preciado de mi vida. Dime, ¿que haría yo si no te tuviera?»

[Listado de respuestas:
    - Hundirte en la más mísera miseria.
    - Morir tristemente.
    - Quedarte parado en un campo para el resto de tu miserable vida.
    - (+999 opciones disponibles)

La cantidad de respuestas supera la capacidad máxima de resultados. Cuestiona una pregunta más específica.]

«Pues sí… el aumento de nivel se nota… Estas mujeres… ¿por qué son siempre tan rencorosas?»

En ese momento un terrible chirrido me hizo estremecer y la pantalla azulada se abrió de nuevo delante de mí.

[Error. Error. Error. Error. Pregunta imposible de responder. Información insuficiente en el mundo. Error. Error. Error. Error.]

La pantalla se me llenó con el mensaje “error” y la voz robótica de Helpy resonaba en mis oídos haciendo sonidos extraños.

«Madre mía… he colapsado el sistema… Definitivamente hay cosas que ni dios mismo puede llegar a saber… A ver cómo arreglo esto ahora...»

0 comentarios:

Publicar un comentario